La Filosofía y el diálogo intercultural

September 20, 2014

La humanidad es una sola y habita un solo planeta, como tal, es heredera de una dilatada historia en la que millones de seres humanos han trabajado, han luchado, se han esforzado por encontrar las mejores vías para desarrollar la vida humana y alcanzar la justicia, el bienestar, la felicidad.

 

Pero al mismo tiempo, la humanidad es completamente diversa, no hay una persona igual a otra y así se han creado diversas culturas con diferentes perspectivas y enfoques.

 

Se han desarrollado diferentes formas de organización social buscando convivir con justicia donde la libertad de uno no  afecte la de otro, como es natural, unas formas han tenido mejores resultados que otras en las diversas circunstancias en que han vivido las civilizaciones. La experiencia acumulada ha permitido desarrollar la ciencia y arte de la política que puede integrar a toda la sociedad con todas sus diferencias en una convivencia armónica, superando los enfrentamientos de un sector y otro, poniendo lo humano y el bien común por encima de las diferencias.

 

Se han desarrollado diferentes caminos para buscar a Dios, que todas las religiones dicen que es uno solo, pero que sin embargo suelen dar más importancia al camino que a la divinidad única, así como la luz blanca al pasar por un prisma, el camino para llegar a Dios se ha abierto en un espectro de religiones, cada una válida en sí misma, en la medida en que conduzca a Dios y no se transforme en la justificación de miedos y odios.

 

Así como cada cultura tiene un idioma que le es propio y que no solo es un medio de comunicación, sino fundamentalmente es la estructura de su forma de pensamiento, también cada una ha desarrollado una cosmovisión que lleva a una interpretación diferente del mundo y por ende a diferentes enfoques de la ciencia.

 

Un estudio comparativo y complementario de las diferentes culturas produce una mejor comprensión de ellas y de aquello que es común a todas, la humanidad. Sin embargo las reacciones primarias son las de creer que mi punto de vista es el correcto, en desmedro de los otros.

 

Un ecosistema es más eficiente cuando existe diversidad, cuando ella disminuye a niveles muy bajos, se llega al canibalismo. Lo mismo sucede a nivel cultural, cuando no existe diversidad de pensamiento, entonces comienzan procesos de canibalismo, de enfrentamientos carentes de sentido en la cual una forma busca aniquilar a otras. Lo más grave es que se comienza a perder la humanidad, ese sentimiento natural de benevolencia hacia todos los seres humanos, se fragmenta la sociedad y el pensamiento, acá estamos los buenos y allá están los malos y todas las partes lo ven similar, entonces se pierde el diálogo y las interrelaciones, unos buscan imponerse a los otros, es el camino al caos, en muchas etapas en la historia de la humanidad en escalas grandes y pequeñas ha sucedido este proceso, es cuando lo primario, lo instintivo prima sobre la inteligencia y la bondad.

 

La filosofía, es etimológicamente el amor a la sabiduría, la búsqueda de aquella sabiduría tan anhelada por todos los seres humanos, aquella que nos permita comprender la maravilla del universo y convivir como humanos que somos.

 

La filosofía no es una definición, es fundamentalmente un ejercicio, una búsqueda constante, es preguntarse y responderse, para lograr uno de los bienes más preciados del ser humano, la dignidad, que se obtiene cuando ejercemos nuestra facultad de pensar y nuestra libertad, cuando somos capaces de erradicar el miedo de nuestro corazón.

 

“Cuando el miedo haya desaparecido de nuestras almas, nosotros seremos verdaderamente hombres, partes conscientes del infinito” Giordano Bruno

 

La filosofía como ejercicio va eliminando el miedo y  permite que nos reintegremos a nuestra vida y destino con dignidad, sin buscar que alguien nos salve, vamos recuperando el control de aquello que depende de nosotros, en vez de dejarnos manipular por las formas de pensamiento que buscan establecer la publicidad comercial y política, pensamos por nosotros mismos, podemos vivir nuestros sentimientos más nobles, sean o no los que están de moda, no solo estudiamos, sino que reflexionamos sobre ello, en fin, vamos recuperando nuestra libertad.

 

Al ser más libres, podemos vivir de manera natural nuestra propia humanidad, aquella que nos emparenta con todos los seres humanos, más allá de las diferencias porque ni las perspectivas políticas, los credos religiosos, las nacionalidades nos hacen más o menos humanos, para crecer en humanidad hay que recuperar la dignidad y desarrollar las virtudes humanas.

 

Por Leonardo Santelices

Director de Nueva Acrópolis Ecuador

Please reload

Featured Posts

Si el tiempo es vida… ¿qué hacer este año con nuestro tiempo?

January 20, 2016

1/3
Please reload

Recent Posts

February 15, 2016

December 29, 2013

Please reload

Archive