El coronavirus o el regreso del sentido común

En los tres últimos siglos, hemos creído que el ser humano, la sociedad, el mundo, se regían acorde a las opiniones de las personas. Ya los problemas ambientales nos venían diciendo que las leyes de la naturaleza no se basan en las opiniones del momento.

 

¡Que hay que ser de derecha o de izquierda! , el coronavirus ataca sin preguntar la tendencia política.

¡Que mi religión es la única válida! , el coronavirus no pregunta cual es tu credo.

 

¡Que lo fundamental es lograr una buena economía!, el coronavirus no ha hecho distinción de países con mayor o menor ingresos o entre personas de mayores o menores ingresos, ataca a toda persona.

¡Que es grave si no tengo los últimos modelos de celulares, o la ropa a la moda o que no salí bien en la foto que puse en redes sociales!. El coronavirus está regresando la mirada a lo que de verdad importa alejándonos de la frivolidad.

 

¡Que ya se terminó la época de la discusión de ideas!, ahora lo que importa es cuanta gente pones en la calle, el coronavirus nos muestra que es mejor discutir ideas y no formar grandes rebaños de personas.

¡Que lo más importante soy yo!, el coronavirus nos está mostrando, que para salir adelante tenemos que hacerlos todos juntos, sin importar las diferencias de niveles sociales, religiosas, políticas, debemos trabajar en conjunto.

 

Es el regreso del sentido común, somos seres humanos y eso está por encima de las diferencias, la política es una ciencia y un arte para lograr el bienestar colectivo y no para dividir y peor enfrentar a una sociedad.

Es de sentido común que aprendamos a ver a los seres humanos como tales y no que nos clasifiquemos en tribus ideológicas, económicas o de otro tipo. Apreciar a otras personas por sus virtudes y no por sus posesiones o apariencia.

 

Acostumbrados como estamos a las soluciones fáciles estamos a la espera de una vacuna para que toda vuelva a ser como antes, en realidad el desafío está en algo muy básico, pero fundamental, la higiene, asumir la responsabilidad individual de una vida más natural y ordenada.

 

El coronavirus nos ha traído de regreso el sentido común, aquella vida disciplinada y simple de nuestros abuelos, apreciar al prójimo simplemente porque es otro ser humano, a pensar como nuestras acciones afectan a los demás, más en que en nuestra conveniencia. A preocuparnos más de cumplir con nuestros deberes antes que reclamar por nuestros derechos, es decir recuperar la dignidad.

 

Podemos dar la bienvenida al sentido común y ojalá que haya regresado para quedarse.

 

Please reload

Featured Posts

Si el tiempo es vida… ¿qué hacer este año con nuestro tiempo?

January 20, 2016

1/3
Please reload

Recent Posts

February 15, 2016